Posteado por: Estudios Bíblicos Viviendo en la Verdad | enero 31, 2015

Esa es la Vida

En esta vida todo pasa pero Dios siempre seguirá siendo el mismo.
Si como seres humanos entendiéramos lo pasajero de nuestra existencia terrenal, no nos enfocaríamos tanto en ella y disfrutaríamos cada día de nuestra vida como si fuera el último.

Luchamos, muchas veces para lograr cosas que ni siquiera sabemos si podremos disfrutar porque ninguno de nosotros nunca podrá controlar su existencia terrenal. Y esto no necesariamente significa que no debemos luchar, sino que debemos estar preparados para enfrentar los cambios y altibajos que siempre se presentan en medio de las luchas de la vida, porque por más que nos afanemos por evitarlos siempre sucederán.

Por eso Jesucristo mismo dijo que no nos afanáramos por el día de mañana porque cada día trae su afán. Y es así, cada día trae algo nuevo que en ocasiones nunca pensábamos que podría venir a nuestra vida, pero llega y los frutos que produzca en nosotros siempre dependerá de la manera en que lo enfrentemos.
Jesucristo dijo que en el mundo tendríamos aflicciones pero que si confiábamos en Él venceríamos. Y vencer no necesariamente significa que los problemas serán eliminados, sino que hemos aprendido a caminar por encima de ellos.

Aceptar la soberanía de Dios no necesariamente significa que nos hemos rendido, sino que hemos aprendido a entender que Él nos conduce por mejores caminos aún cuando muchas veces no los podamos comprender.
Si entendiéramos lo pasajero de nuestra existencia terrenal no nos detendríamos tanto en analizar aquellas cosas que no podemos entender, y podríamos ver más claramente la eternidad gloriosa que nos espera cuando hemos decidido rendirlo todo a Dios.

La esencia de la vida no es más que mantener una estrecha relación con Dios nuestro Creador, todo lo demás son simplemente añadiduras para ayudarnos a disfrutar un poco nuestra existencia terrenal la cual es temporal.
Hoy estamos, mañana podemos no estar; hoy tenemos, mañana podemos no tener; hoy somos, mañana podemos no ser; pero Dios sigue siendo el mismo y nos ama de la misma manera, no cambia ni se deja intimidar por nuestras acciones o reacciones ante las diferentes circunstancias de la vida.

¡Él es Dios!

Posteado por: Estudios Bíblicos Viviendo en la Verdad | diciembre 26, 2014

Dios siempre es Dios

En este año que termina meditemos un poco acerca de aquellas cosas que no sucedieron de la manera que esperábamos, y como a pesar de todo ello Dios sigue siendo Dios.

La soberanía de Dios siempre será algo difícil de entender y aceptar para nosotros, debido a que siempre visualizamos todo a la luz de nuestra estadía temporal en este mundo.

Dios es un Dios eterno y por eso sus caminos y pensamientos son más altos que los nuestros. A menos que aprendamos a aceptar su soberanía en las circunstancias de la vida, nos veremos constantemente cuestionando no sólo aquellas cosas que nos suceden que no entendemos, sino también aquellas que suceden a nuestro alrededor que están fuera de nuestro control.

Los pensamientos de Dios para nuestra vida siempre serán para nuestro bien aún cuando en ocasiones no los podamos comprender.

Cuando Jesús fue avisado de que Lázaro estaba enfermo, no respondió inmediatamente ni de la manera en que las personas que lo mandaron a buscar esperaban, y no por eso dejó de ser quien es.
Dios sigue siendo Dios aún cuando su respuesta a nuestras oraciones no sea siempre lo que esperamos o pensamos. Sólo Él sabe lo que es mejor para nuestra vida de tal manera que se cumplan sus propósitos eternos en nosotros y a través de nosotros. Él es confiable, porque no es hombre para mentir ni hijo de hombre para arrepentirse, por lo tanto no es como nosotros, y por eso podemos descansar en su soberanía.

Dios siempre seguirá siendo Dios aún cuando no podamos entender el porqué permite algunas cosas en nuestra vida y a nuestro alrededor. Él sigue teniendo el control de todo y es amor.

Dios siempre seguirá siendo Dios aún cuando queramos amargarnos porque las circunstancias de la vida parezcan ir en dirección contraria.
Dios siempre seguirá siendo Dios aún cuando no vemos la salida a una situación desesperada.
Dios siempre seguirá siendo Dios aún en medio de la escasez y la desesperanza.

En este nuevo año que está a punto de comenzar dispongamos nuestro corazón a aceptar la soberanía de Dios para nuestra vida y pidámosle a Él que nos ayude a vivir cada día, confiando en un futuro que está sostenido por las manos de un Dios lleno de amor y misericordia.

Él es el Creador.

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.